SENCILLO Y ECONÓMICO AROMATIZANTE PARA TU ARMARIO

Vamos a hacer bolsas de jabón.

Para hacer las bolsitas de jabón necesitas:
1 un jabón con aroma que te gusta más,
2 rallador,
3 cinta de raso,
4 tela de organza.
Cómo hacerlo
1. Rallar el jabón para obtener “lonchas” finas.
2. Cortar la tela de organza en cuadrados 25cm x 25cm.
3. Poner un puñado de virutas de jabón en centro de cuadrado y haz una bolsita y anudalo con cinta.
4. Colocar la bolsita en un armario y disfrutar un olor agradable.

Con este sencillo truco puedes tener el perfumador ecológico y con aroma que te gusta. Es posible usarlo para aromatizar los armarios con ropa infantil. Estos aromatizadores de jabón son muy económicos. Cuando ellos pierdan su aroma, sólo hay que cambiar las virutas de jabón.
Las virutas perdieron la aroma puedes usar como el jabón para lavar ropa.

CON ESTE TIP ELIMINA LAS ARRUGAS DE TU ROPA FACILMENTE

Este truco te ahorrará mucho tiempo y energía, ya que simplemente, podrás eliminar las arrugas!

INGREDIENTES

1. Una botella rociadora
2. Dos tazas de agua
3. Una cucharada de vinagre blanco
4. Una cucharada de acondicionador para el cabello.
5. Mezclar todos los ingredientes en la botella.
6. Remuévelo bien.
7. Rociar un poco sobre la prenda de ropa arrugada.

Finalmente, esperas que se seque, y listo!!!

CON ESTA RECETA OBTENDRÁS UNOS PIES SÚPER SUAVECITOS

Los pies son la parte de nuestro cuerpo a la que menos atención le brindamos. Pocas veces los tenemos en mente, aunque son nuestro principal vehículo motor, porque soportan nuestro peso y nos llevan a todos lados.

Es por eso que debemos cuidarlos y darles el lugar que merecen.

Ingredientes:

5 cdas. de bicarbonato de sodio.
Un poco de gel para ducha.
Unas gotas de algún aceite esencial (por ejemplo, de lavanda, naranja o limón).

Aplicación
Antes de empezar el procedimiento, mantén tus pies en agua caliente durante 5 minutos. Esto aumentará la eficiencia del producto.
Mezcla el gel, el aceite y el bicarbonato para obtener una especie de pasta homogénea. Luego unta la mezcla en la piel de tus pies, masajeándolos al mismo tiempo.
Si tu piel se tornó demasiado rígida, puedes usar un cepillo o piedra pómez para untar la mezcla.
Al final del procedimiento, lava los pies con agua y aplica una crema humectante.